Es una piedra llamada “piedra de los nuevos comienzos” y está fuertemente vinculada con la Luna y la intuición. Es una piedra muy reflexiva y nos recuerda que todo forma parte de un ciclo de cambios y de aquí saca su efecto más poderoso, calmar las emociones en estas fases. Psicológicamente ayuda a calmar las reacciones excesivas ante cualquier situación o emoción. Está llena de energía receptiva y equilibra las energías masculina-femenina. Mentalmente abre la mente a impulsos repentinos e irracionales y, emocionalmente alivia la inestabilidad emocional y el estrés, estabilizándolos. Llévala sobre cualquier parte del cuerpo o como anillo. Sobre la frente para tener experiencias espirituales o sobre el corazón para experiencias emocionales.

La Piedra Luna, también llamada Microclina Opalescente se encuentra en Birmania, India, USA o Austria.

Conoce nuestras exclusivas joyas elaboradas con Piedra Luna y atrae a tu vida sus magníficos poderes.