La Amatista es una piedra muy poderosa y protectora. Tranquilizante natural que ayuda a bloquear las energías ambientales negativas.

A la hora de meditar te ayuda a alejar tus pensamientos de lo mundano, potenciando la asimilación de nuevas ideas. Aporta sentido común, potencia la memoria y la motivación y te centra emocionalmente. A nivel físico, la Amatista es ideal para aliviar el dolor de las tensiones del cuerpo, las tensiones emocionales y psicológicas, bloqueando el estrés provocado por las radiaciones de nuestro entorno (computadoras, televisores, horno de microondas, etc…)

Combate el insomnio y aporta un sueño reparador. Conecta los cuerpos: físico, mental y emocional con el espiritual.

Limpia el aura y transmuta la energía negativa además de estimular los chacras de la garganta y coronilla.

Coloca Amatista debajo de la almohada, o usa por las noches un collar de este cristal en caso de querer mejorar la calidad del sueño.

La Amatista se conoce desde hace miles de años, pues ya en el antiguo Egipto se utilizaba para crear joyas, sellos personales y tallas. En la Edad Media, el cristianismo adoptó la Amatista como símbolo de renuncia a los bienes terrenales y castidad, y aún hoy la llevan en forma de anillos muchos cardenales y obispos. La Amatista era símbolo de sabiduría divina.

Los yacimientos más importantes de Amatista los encontramos en Brasil, Uruguay, Mozambique, México, Bolivia, Zambia, Namibia, Sudáfrica, Rusia y España.

Conoce nuestra línea de joyería elaborada con este hermoso cristal color violeta y atrae a tu vida sus poderes.