Mitología del ámbar

Mitologia griega:
Phaetón, rogó a su padre Helios que le dejara conducir su carro. Este, condujo a gran velocidad y al perder el control estaba a punto de quemar la tierra , entonces Zeus lo impidió fulminándolo y cayó en el río Eridanus en forma de un meteorito. Sus hermanas, las Helíades lloraron desconsoladas y los dioses para procurarles consuelo las convirtieron en álamos. De estos árboles a los márgenes de Eridano, siguieron fluyendo lágrimas que goteaban de sus ramas recientes, convirtiéndose en ámbar .

Mitología China:
El alma de los tigres al morir, pasa a la tierra y se transforma en pedazos de ámbar. Los guerreros chinos usaban el ámbar en sus batallas para accesar el coraje del tigre y vencer a sus adversarios.

Mitología Vikinga:
Cuando la Diosa Freya no pudo encontrar a su esposo Odín, lloró. Sus lágrmas cayeron en una piedra y se convirtieron en oro, y cuando cayeron al mar se convirtieron en ámbar.

En antiguas culturas y civilizaciones:
El ámbar ha sido el símbolo sagrado del sol para los nativos americanos y los eslavos del norte de Europa desde el Neolítico y para los primeros cristianos, el ámbar significaba la presencia de Dios.